martes, 4 de diciembre de 2012

EL EVANGELIO DEL REINO

YAHWEH IS SENDING

YEHOSHUA AGAIN.

Vollbild anzeigen
He will establish the Kingdom

 of God in this world.

ARE YOU READY??? 

EL EVANGELIO DEL REINO

LECTURAS BIBLÍCAS:

Mateo 24:14; Hechos 14:22; 2 Tes. 1:4-5; Mateo 5:10; Ap.11:15; Mateo 9:13;

Es un hecho Espiritual cierto, que ‘La estrella de la mañana’, Satanás, fue maldecido por el Espíritu del Dios Triuno, cuando proclamó en Génesis 3 el primer Evangelio al hombre caído.
Hemos llegados al fin del siglo, y después del cumplimiento de la Iglesia, que es el Nuevo Hombre, encabezada por el Espíritu del Cristo procesado, el Espíritu de Dios Padre, introducirá el Reino Eterno de Dios, en toda la creación, y la maldición sobre Satanás, se llevará por fin al cabo.
El propósito Eterno, del Nuevo Hombre, es restablecer el Reino perdido de Dios. Este propósito se originó en el Espíritu del Dios Triuno, desde la Eternidad, y para el Espíritu de Dios, este propósito, nunca sufrió ningún cambio, debido que en su Omnisciencias, Él sabía con toda seguridad, que sería llevado a cabo.
Desde la caída del hombre, todo lo que hizo el Espíritu del Dios Triuno, fue con el propósito de restaurar Su Reino, para que el hombre lo pudiera gobernar.
Con este propósito Divino en nuestra mente, es importante comprender que aceptar el Evangelio solo para ser salvos, y tener Vida Eterna, no es suficiente, y se queda tristemente corto de la intención que determinó, el Espíritu del Dios Triuno.
El ser salvos, y tener Vida Eterna, puede estar invadido por la vanagloria subjetiva del hombre, debido que estos efectos, son para su beneficio, y es muy fácil que este, haga surgir en su corazón, sentimientos que ciertamente pueden contaminar el Evangelio precioso de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, haciendo nulo el propósito Divino de tener un Nuevo Hombre capacitado para la restauración del Reino del Dios Triuno.
El ser salvo y tener Vida Eterna, no tienen que ser un fin a si mismo, tienen que ser las arras, para poder tener el fin, de disfrutar el Espíritu de Cristo procesado, formado en los corazones, de todos los niños en Cristo.
De esta forma juntamente con el Espíritu de Cristo procesado, seremos útiles al Espíritu Triuno de Dios y Él podrá arrancar el Reino de Dios, de las garras de Satanás, y presentarlo al Espíritu de Dios Padre, para que su propósito sea cumplido.
Esto no es un Evangelio Nuevo, siempre ha estado allí, pero fue descuidado por la iglesia, y solo miles de millares se lo apropiaron, mientras millones de millones le hicieron caso omiso.
Los niños en Cristo, que padecieron de una manera u otra, las aflicciones que pasó el mismo Cristo, en esta tierra, para que Este, pudiera ser formado en ellos, se trasformaron en Huiós del Espíritu de Dios.
Todos ellos, tuvieron que desechar en su experiencia, y por la fe, toda la vanagloria que había en su corazón para que la Vida Espiritual del Espíritu Vivificante, se pudiera formar en sus corazones. 
Todo esto proceso no fue fácil, tuvieron que pasar por muchas angustias, tormentos, persecuciones, tribulaciones y aún martirios, para al fin ver, el Espíritu Cristo procesado, formado en ellos. En hechos 14:22 dice:

14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

Y en 2 Tes. 1:4-5 dice:

4 tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.
 5 Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis.

Y en Mateo 5:10 dice:

10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Hermanos y hermanas solo si predicamos que al fin,  se efectuará el desentierro de Satanás y la victoria absoluta del Espíritu de Cristo procesado como cabeza del Nuevo Hombre, y nosotros, como Huiós del Espíritu del Dios Altísimo, juntamente con Él, estaremos predicando el Verdadero Evangelio del Reino.
Solo si seremos capaces de predicar a todos los niños en Cristo, la suma necesitad, de tener el Espíritu de Cristo procesado formado en ellos, podremos decir que hicimos lo que teníamos comisionado de revelar, para la Gloria de la Iglesia y del Espíritu del Dios Triuno.

Hermanos y hermanas, aún ustedes hagan muchas obras para el Señor, nunca tenemos que olvidar que el Espíritu del Dios Triuno, necesita huiós como parte permanente del Cuerpo del Espíritu de Cristo procesado, y que la Iglesia tiene la comisión, de aportar la ayuda idónea para que este propósito Divino llegue a su fin.
Si la Iglesia tiene como su objetivo solo el salvar almas, no está cumpliendo con la voluntad del Espíritu del Dios Triuno.
El necesita Vencedores, Él necesita Gloriosos Huiós, para poder poner fin a esta era.
En esta tierra, hay más que suficientes niños en Cristo, para terminar el Nuevo Hombre, y el deber principal de la Iglesia, es ser ayuda idónea al Espíritu del Dios Triuno, para que estos niños en Cristo, se trasformen en Huiós del Altísimo.
Si solo buscamos hacer niños en Cristo, no causaremos perdida a Satanás, pero si participamos en la revelación de como terminar el Cuerpo del Espíritu de Cristo procesado, haremos sido coparticipe juntamente con el Espíritu, en el fin de esta era, y el comienzo del Reino de Dios.

Hermanos y hermanas, otra vez repito, que nuestro obrar, tiene que estar enfocado en todo momento, a causar perdida a Satanás, si no hacemos esto, lucharemos en contra  del viento. No estamos diciendo que no es importante predicar el Evangelio de Salvación. Lo que decimos es que el predicar el Evangelio de Salvación, el Evangelio de la Vida, el Evangelio de la Gracia, tienen todos que tener, como propósito final, el Evangelio del Reino. El Espíritu del Dios Triuno, no necesita niños en Cristo, necesita Gloriosos Huiós del Espíritu del Dios Triuno. En Ap.11:15 se dice:

15 El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.

Esto es el fin, el cumplimiento del Nuevo Hombre, que es el Espíritu de Cristo procesado, el cual cuerpo Espiritual es compuesto por miles de millares, de Gloriosos Huiós de Dios juntados en un solo Espíritu. Tenemos que prestar particular atención a la oración que Cristo hizo en Mateo 9:13, dice:

9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.
 10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
 11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
 12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

Este Reino, pertenece al Espíritu del Dios Triuno, Él lo dio al primer hombre, el cual lo perdió, y Satanás, lo ocupó por la fuerza. El Espíritu de Dios, nunca se opuso al libre albedrío del hombre, cuando este entregó el Reino a Satanás. Ahora es necesario que por el mismo libre albedrío, el Nuevo Hombre recobre el Reino de Dios perdido, y lo devuelva a quien le pertenece, para que el Espíritu del Dios Triuno, pueda hacer su voluntad sea en el cielo, que en la tierra, con gran poder, y por Su Gloria, y por toda la Eternidad.
En los niños en Cristo, el Espíritu de Dios, no puede todavía hacer su voluntad, por qué no tienen el Espíritu de Cristo formado en sus Nuevos Corazones, pero en los Gloriosos Huiós del Espíritu del Dios Triuno, si puede hace Su Voluntad, con gran poder, y por Su Gloria, por qué ellos, tienen el Espíritu de Cristo procesado, formado en sus Nuevos Corazones.
Los Gloriosos Huiós del Espíritu de Dios, son la primicia de Reino de Dios, son un embrión del Reino de Dios. Tener el Espíritu de Cristo procesado formado en el corazón, representa tener la Vida y el Espíritu de Cristo procesado, que es la Vida del Espíritu del Dios Triuno. En esta Vida, y en este Espíritu, el Espíritu del Padre, puede hacer su Voluntad. Por esta Vida y este Espíritu, el Padre tiene la libertad, para efectivamente arrancar Su Reino, de las manos de Satanás y desterrarlo de su posición en la experiencia.

LA GRAN VICTORIA

Cristo, el Espíritu del Unigénito Hijo de Dios encarnado, murió y dio Su sangre, por el rescate, de toda la creación. Debido a este sacrificio Divino, el Espíritu de Dios Padre, hizo posible, a todos los que creen Espiritualmente, en esta obra, ser separados del sistema del mundo, y ser insertados en el Espíritu procesado de Cristo, la cabeza del Nuevo Hombre, la Iglesia, la Nueva Jerusalén.
Esto inserto, representa el Nacer de Nuevo, a todos los que creen Espiritualmente.
De esta forma, se nace Espiritualmente de Nuevo, como niños en el Espíritu de Cristo procesado, hijos legítimos del Espíritu de Cristo procesado, un hecho Divino, que garantiza a todos los que lo reciben, la Vida Eterna.
Debido que la vanagloria, todavía existe en el corazón de los niños en Cristo; la obra del Espíritu del Dios Triuno continua, iluminando la vanagloria del corazón, revelada en las circunstancias de la vida, por la Luz del Espíritu de Cristo procesado.
Por medio de la fe, en las victorias de Cristo, sobre el ‘Yo’, sobre el mundo y sobre Satanás, esta vanagloria es desechada, para hacer posible incrementar la Vida del Espíritu Vivificante en el Nuevo Corazón, para que un día, el Espíritu de Cristo procesado, la verdadera Vida, el Espíritu Vivificante, sea formado en él.
Finalmente en el Nuevo Corazón, el Espíritu de Cristo procesado, es formado.
Esto representa nuestra completa regeneración experimental. Es el momento de la Huiothesia.
Es el momento del reconocimiento del Espíritu de Dios Padre, que ya hacemos parte integra, del Cuerpo de Cristo procesado, de manera permanente, como Huiós del Espíritu de Cristo procesado, con todos los derechos a su herencia gloriosa que es Su Reino, listos para crecer, y producir Su fruto, al servicio del Espíritu procesado de Cristo, con el fin de poder servir delante de Él, como la figura del Sacerdote Santo, que ministrada en el lugar Santo y Santísimo.
Los niños en el Espíritu procesado de Cristo, que no quisieron desechar su vanagloria, serán destinados a servir como en la figura del sacerdote levítico, y servir en el santuario, como porteros, a las puertas de la creación, como sirvientes a la creación, para servirla, y no para servir directamente al Espíritu de Dios Triuno cara a cara. Entrarán al Reino del Espíritu de Dios, pero solo como por el fuego.
Los Huiós Gloriosos del Espíritu de Cristo procesado, serán llamados a servir, como en la figura de los Sacerdotes de Sadoc, en el lugar Santo y Santísimo por toda la eternidad.
El día de la huiothesia, es el día de la consagración,  al servicio del Espíritu del Dios Triuno, es el día también, de la unción.
Es el día de un verdadero encuentro personal con el Espíritu del Dios Triuno. Un encuentro Glorioso e inolvidable, y ya nada más, podrá ser igual, en la Vida del Huiós del Espíritu de Dios, debido que el Espíritu de Cristo procesado, es formado en él.
Si usted tiene una experiencia personal, con el Espíritu del Dios Triuno, debido que tiene el Espíritu de Cristo procesado formado es su Nuevo Corazón, nunca más su Vida, será como era antiguamente. Ya no podrá ser jamás lo mismo. El Espíritu de Cristo procesado, se expresará más y más, en su experiencia personal, para la Gloria del Espíritu de Dios Padre.
Los niños en Cristo, solo han tenido un encuentro casual con el Espíritu de Dios, pero el Glorioso Huiós del Espíritu de Dios, ha tenido un contacto personal interno e íntimo, y ya no le es posible  persistir a vivir, en su vanagloria, jamás.
Es un día de júbilo en el cielo, debido que un Nuevo Corazón puede ahora, producir en esta tierra, el fruto precioso, que es el Espíritu de Cristo procesado, lo cual es el Espíritu Santo.
La huiothesia, la consagración y la unción, son eventos, que solo Dios puede producir.
Él decide el día  y la hora, Él sabe, cuando en el corazón, ya fluye la totalidad de la Vida Espiritual de Cristo procesada, y es desde este momento, que el Nuevo Corazón puede comenzar a crecer, para ser sobreedificado, desde la ‘piedra angular’, para producir el Fruto del Espíritu del Dios Triuno en este mundo, y por toda la Eternidad. 
Es el día de la huiothesia. Es el día que señala el comienzo del servicio del Huiós del Espíritu procesado de Cristo, en el lugar Santo y Santísimo, en la presencia del Dios Omnipotente, ya en esta tierra y por toda la eternidad, con el fin que una vez que el Nuevo Hombre sea completado, este pueda restituir el Reino del Espíritu de Dios, una vez perdido por el primer hombre, al Espíritu del Dios Triuno.

Amigo y amiga, en esta breve lectura tienes la Verdad, sobre la Verdadera Vida Espiritual, no solo para tener una Vida Eterna pura, pero una Verdad y una Vida, para que esta Vida Eterna y pura,  sea puesta al servicio del Espíritu del Dios Triuno por la edificación de la Iglesia y hacer posible la restitución del Reino del Espíritu Dios, al Espíritu de Dios Padre.

Mateo 24:14; Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

¿QUE TE PARECE Y QUE VAS HACER AL RESPECTO?

Armando Zanolla

Escazú el 7 de abril del 2014